Buscar
  • Cristina Segura

¿Qué edad es la mejor para que mi hij@ vaya al dentista?

Actualizado: ene 18

Introducción:

Es una pregunta que los padres me hacen muy frecuentemente: “Ya será hora de llevar a mi bebé al dentista?” “Ya tiene sus muelitas, pero son de leche no más. Espero que le erupcionen sus dientes definitivos para llevártelo?”.


Sin lugar a dudas, y la evidencia científica así lo avala, la prevención de las enfermedades orales más prevalentes en niños, deben realizarse desde el embarazo.

Siii, leyeron bien! Incluso antes del nacimiento, es el momento ideal para empezar a aconsejar a los padres en los hábitos protectores que le inculcarán. Es la etapa en que la madre está preparándose, en todos los sentidos para la crianza, por lo que es la mejor etapa para acercarse al dentista.


En cada edad hay acontecimientos de los que nos debemos ocupar. Hemos elaborado una línea de tiempo, para que ubiques la edad de tu hij@ y leas lo que, en términos generales (ya que cada niñ@ es un mundo que hay que observar de forma individual), guía la atención odontológica.





EMBARAZADA

La atención odontológica durante el embarazo tiene la capacidad de beneficiar al binomio madre-hijo.

Para el bebé:

entregando asesoría para favorecer la lactancia materna, hábitos saludables y la prevención de caries de temprana infancia.

Para la madre:

Los cambios hormonales pueden causar xerostomía (sequedad bucal), gingivitis y enfermedad periodontal (relacionado con parto prematuro (18%), bajo peso al nacer, riesgo de preeclampsia (5x), diabetes gestacional).



6 MESES

Se relaciona con la erupción de los primeros dientes “de leche” y comienzo de una alimentación mixta, por lo que las técnicas específicas de higiene (tipo de cepillo, pasta, frecuencia, momentos etc) y de nutrición (de distintas texturas y sabores), son muy relevantes. Se motiva en la mantención de la lactancia materna.

Se evalúan los hábitos de succión (mamadera, chupete, dedo) y se asesora en tiempos de erupción dentaria, molestias de erupción , entre otros temas.


1 AÑO

Se relaciona con la erupción de los primeros molares y caninos “de leche”. Se profundiza en técnicas para mantener sus dientes sanos y sin lesiones de caries (desde la casa y en la clínica dental), para que puedan contribuir al desarrollo maxilofacial.

Se tratan temas como evitar el consumo de azúcares agregados, consumo de agua, técnicas de higiene para la edad, prevención de traumatismos dentoalveolares (relacionados con el comienzo de caminar o uso de andadores), entre otros temas.




6 AÑOS

Esta es una edad en la que ocurren muchos cambios en la boca. Comienza el recambio de los dientes anteriores y la erupción de los primeros molares definitivos (que le tienen que durar sanos para toda la vida).

Y lo más importante: hay que prepararse para recibir al Ratón Pérez!!

A esta edad se pueden sellar los dientes definitivos y aplicar flúor, según el riesgo de caries de cada niño. Además, se evalúa su mordida, alteraciones respiratorias, ronquidos y apneas de sueño.

Se tratan temas como consumo de azúcares agregados, consumo de agua y bebidas carbonatadas, técnicas de higiene para la edad (comienzo de una etapa más autónoma), prevención de traumatismos dentoalveolares, entre otros temas.




12 AÑOS

A esta edad se finaliza el recambio dentario (ya no tienen dientes de leche) y erupcionan los 2º molares definitivos.

Se evalúa la necesidad de realizar sellantes y fluoraciones tópicas, consejería en malos hábitos como onicofagia (morderse las uñas) o succión de objetos y rechinamiento dentario. Se realiza un examen de mordida y derivación a ortodoncia, en caso de ser necesario.

Se trabaja en la motivación del cepillado (frecuencia, técnica, uso de pasta etc), con talleres de disminución de consumo de azúcares y bebidas, y aumento de consumo de agua, entre otros temas.




18 AÑOS

A esta edad se evalúa la erupción de las “muelas del juicio”, presencia de caries (puede haber un mayor riesgo por uso de medicamentos y aumento de momentos de azúcar, relacionada con la entrada a la educación superior), y alteraciones en lengua y encías.

Se repasan los sellantes y se aplica flúor, según el riesgo de cada adolescente. Se trabaja en malos hábitos como onicofagia (morderse las uñas) o succión de objetos y rechinamiento dentario. Se trabaja en la motivación y técnica de cepillado (incorporando cepillos interdentales), con talleres de disminución de consumo de azúcares y bebidas carbonatadas, y aumento de consumo de agua.



De todo lo anterior se desprende que mientras antes lleves a tu hij@ al dentista, más podremos prevenir y guiar.


¡Considéralo una inversión física, emocional y económica!


Equipo DdC Dentistas de Cabecera®

Trabajamos con Teleodontología

Urgencias Dentales para Niños




46 vistas0 comentarios
MUELAS DDC-06.png

Servicios 

Servicios 

Beauchef 683 Valdivia

  • LinkedIn - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco

©2020 por DdC Dentistas de Cabecera Creada por Biz4nei